Esta Web Utiliza Cookies propias y de sesión para su mejor funcionamiento. Si continua navegando acepta la instalación de las mismas. OK | Más información

Grados de discapacidad Inclusión

La valoración de la discapacidad se expresa en porcentaje y se realiza mediante la aplicación del Real decreto 1971/199, de 23 de diciembre, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacitado. Son objeto de valoración los discapacitados físicos, psíquicos, sensoriales y de la comunicación y el habla que presente la persona así como los factores sociales complementarios relativos al entorno familiar, situación laboral, educativa y cultural que puedan dificultar la integración social.

A todos los efectos, se establecen cinco categorías o clases ordenadas de discapacitados de menor a mayor porcentaje, según la importancia de la deficiencia y el grado de discapacitado que origina:

Grado 1: Discapacidad nula. Los síntomas, signos y secuelas son mínimos y no justifican disminución de la capacidad de la persona para realizar los actividades de la vida diaria.

Grado 2: Discapacidad leve: Los síntomas, signos y secuelas justifican algunas dificultades para realizar las actividades de la vida diaria pero son compatibles con la practica totalidad de las mismas.

Grado 3: Discapacidad moderada: Los síntomas, signos y secuelas causan una disminución importante o imposibilidad de la capacidad de la persona para realizar las actividades de la vida diaria, siendo independencia en las actividades de autocura.

Grado 4: Discapacidad grave: Los síntomas, signos y secuelas causan una disminución importante o imposibilidad de la capacidad de la persona para realizar la mayoría de las actividades de la vida diaria y puede estar afectada algunas de las actividades de autocura.

Grado 5: Discapacidad muy grave: Los síntomas, signos y secuelas imposibilitan la realización de las actividades de la vida diaria.


Los grados de discapacitado constituyen patrones de referencia para la asignación de porcentajes de discapacitado . Este porcentajes se determinan de acuerdo con los criterios y clases que se especifican en la normativa para cada una de las deficiencias. A todos los efectos se establecen 5 clases:

Clase I: Incluye las deficiencias permanentes que, tratadas adecuadamente, no producen discapacitado. La calificación de esta clase se 0%.

Clase II: Incluye las deficiencias permanentes que originan una discapacidad leve. En esta clase corresponde un porcentaje comprendido entre el 1% y el 24%.

Clase III: Deficiencias permanentes que originan una discapacidad moderada.

En esta clase corresponde un porcentaje comprendido entre el 25% y el 49.

Clase IV: Deficiencias permanentes que producen una discapacidad grave.

En esta clase corresponde un porcentaje comprendido entre el 50% y el 74.

Clase IV: Incluye las deficiencias permanentes severas que originan una discapacidad muy grave. A esta categoría se lo asigna un porcentaje del 75%.


Se entiende acreditada la condición legal de personas con discapacidad cuando esta llega a un porcentaje igual o superior al 33% de discapacidad, según las mesas de valoración recogidas al Real decreto 1971/1999, de 23 de diciembre de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad.