Esta Web Utiliza Cookies propias y de sesión para su mejor funcionamiento. Si continua navegando acepta la instalación de las mismas. OK | Más información

Personas con discapacidad Volver

Si se toma como referencia la definición clásica de discapacidad, todas las personas en algún momento de la vida presentarán algún tipo de discapacidad, relacionada con restricciones o ausencias de capacidad para desarrollar tareas cotidianas. Cuando esta restricción o ausencia tiene carácter persistente, nos encontramos ante personas susceptibles de valoración de discapacidad.

Más recientemente, se considera la discapacidad como un estado que, derivado de la interrelación entre la individualidad y los factores contextuales, origina dificultades para hacer efectivo el derecho de igualdad de oportunidades. Desde esta perspectiva más generalista también otras personas que sufren las carencias del sistema precisan apoyos complementarios en los diferentes ámbitos de la vida.

Al situarse en el concepto clásico se puede encontrar un número considerable de personas, por otro lado muy diverso en cuanto a capacidades y necesidades, bajo el paraguas del concepto de discapacidad, para diferenciarla de alguna manera se tiene que señalar una posible tipología (basada en la normativa que regula el procedimiento para el reconocimiento del discapacitado, que relaciona deficiencia y funcionalidad ).


Motora: Derivada de la pérdida de capacidad de movimiento por diversas causas (malformaciones, accidentes, lesiones cerebrales…).

No motora: derivada de enfermedades orgánicas del aparato o sistema (cansancio, enfermedades coronarias, renal, pulmonares…).


Visual: Derivada de una pérdida total o parcial de la visión a consecuencia de afecciones o enfermedades oculares y/o neurooftalmológicas.

Auditiva: Derivada de una pérdida total o parcial de audición puede ir acompañada de discapacidad de la comunicación y el habla.


Derivada de limitaciones en la comprensión y/o expresión.


Derivada de limitaciones en el funcionamiento intelectual, en la conducta adaptativa y en las habilidades practicas. Se caracterizan por un funcionamiento intelectual inferior a la media que consiste en limitaciones en dos o más de la siguiente área de habilidades de adaptación: comunicación, cura propia, vida en el hogar, habilidades sociales, uso de la comunidad, autogestión, salud y seguridad, contenidos escolares funcionales, ocio y trabajo.


Se basa en las afectaciones, derivada de los síntomas o signos que constituyen el diagnóstico: alteraciones emocionales, cognitivas y/o del comportamiento y que afectan el procesos psicológicos básicos, que dificultan la adaptación de la persona al entorno cultural y social y crea alguna forma de malestar subjetivo.